Cargando...

Amos y Mazmorras I - Lena Valenti

14
Hola soñadores;

¿Os apetece una reseña? Os prometo que la próxima no será erótica, que ya sé que últimamente he reseñado muchas de ese género, pero es que no me pude resistir. Si unimos a Lena Valenti con la erótica y le sumamos un momento reivindicativo en la librería de la literatura española ante una pataleta de Cincuenta sombras el resultado es que terminó entre mis manos un libro que me ha hecho disfrutar (no sabéis hasta qué punto). Pero vamos allá con la reseña y estad al tanto que al final podréis disfrutar de una mini entrevista con la autora ;)

El Libro


Título: Amos y Mazmorras I
Autora: Lena Valenti
Editorial: Vanir
Páginas: 378
Edad: para mayores de 18

Cómpralo en FNAC 
Cómpralo en Casa del Libro 

Sinopsis:

Cleo Connelly siempre quiso ser como su hermana Leslie. Por eso, cuando decidió trabajar para la Ley, Cleo la siguió y se esforzó siempre por llegar a su nivel. Pero solo Leslie fue aceptada en el FBI, mientras que Cleo tuvo que conformarse con patrullar su ciudad natal: Nueva Orleans.

Ahora, Leslie ha desaparecido. El subdirector del departamento del FBI ha visitado a Cleo para pedirle que les ayude y colabore en su misión rescate, puesto que necesitan un perfil parecido al de su hermana. La joven policía, llevada por el miedo y la desesperación, accederá a hacerlo antes de entender en qué tipo de misión estaba Leslie metida: ¿Un Rol llamado Dragones y mazmorras DS? ¿BDSM? ¿Tráfico de drogas? ¿Red de trata de personas? ¡¡¿¿BDSM?!! Si antes le hubieran explicado que tendrían que instruirla para hacerla pasar por sumisa, puede que la respuesta fuera otra_ ¿Sumisa? ¡¿Ella?! ¡Pero si su resistencia al dolor era nula y pegaba a la que le hacía las manicuras! No obstante, por su hermana haría cualquier cosa. Un momento_ ¿Había dicho el subdirector que su "amo barra instructor" iba a ser Lion? ¡¡¿¿Lion Romano??!!¿El mismo niño que le tiraba de las coletas, se reía de su poco pecho y siempre se lo hacía pasar mal?



Mi opinión


Cuando me enfrento a la lectura de un libro de Lena Valenti siempre me asalta un gran dilema: me han gustado tanto todas las novelas que he leído de ella que me da miedo que la siguiente me decepcione (y más cuando es algo totalmente diferente). Quién más y quien menos conoce la saga Vanir de Lena y sabe que se mueve como pez en el agua en la romántica paranormal pero estamos ante una novela erótica.

Intentaré ser breve (sé que últimamente me extiendo mucho en mis entradas) para no daros más información de la necesaria pues espero que seáis vosotros mismos los que descubráis lo que esconde esta novela entre sus páginas.

Desde la primera página me enganchó por completo hasta el punto de que iba retrasando el momento de irme a la cama para no despegarme de sus páginas. Y es que la novela no puede ser más adictiva.

La historia nos presenta a Cleo, una policía de Nueva Orleans que quiere seguir los pasos de su hermana Leslie y entrar en el FBI. Por desgracia Cleo es demasiado “políticamente incorrecta” y es rechazada. Todo cambiará cuando un día reciba la visita de un agente del FBI que le explicará que su hermana ha desaparecido en el marco de una importante misión de trata de blancas. Ella tiene la oportunidad de ayudar en la investigación, gracias a su parecido con su hermana, pero para ello tendrá que dejarse adiestrar en las artes del BDSM e interpretar el papel de una sumisa en un juego de rol erótico basado en Dragones y Mazmorras. Para terminar de rematarlo su amo será Lion, un amigo de la infancia del que está enamorada desde que era una niña y con el que mantiene una relación de amor/odio. ¿Estará dispuesta a entrar en un juego tan peligroso para su corazón con tal de salvar a su hermana?

Hay tantos puntos a destacar en esta novela que no sé ni por dónde empezar…

Por un lado la trama es sencillamente genial; está muy bien trabajada y documentada en todos los sentidos. Desde la ambientación que cuenta con todo tipo de detalles, comprendiendo lugares y hasta comidas típicas de la zona, pasando al impresionante juego de rol.

Éste último merece mención aparte: Lena ha organizado todo un torneo con reglas, cartas específicas y que se basa en un manual completo del BDSM. Para aquellos, que como yo, cuando oyeron esas siglas se fueron a la Wikipedia por no saber que se trataba tras leerlo serán expertos en la materia. Y auguro que la segunda parte será mucho más instructiva en ese aspecto.

Luego tenemos a los personajes. Cleo es una policía y por lo tanto tiene carácter, no se amilana ante nada y es capaz de soportar todo lo necesario por el bien de la misión. Si encima eso implica meterle mano al dios griego de Lion pues mejor que mejor (tonta no es).

Lion es tan sexy, oscuro, apasionado y carismático como todos los personajes masculinos de Lena. Quizás no sea el mejor de ellos pero no se puede negar que ha nacido de ese cerebro maravilloso donde habitan criaturas tan calientes que harían las delicias de cualquier mujer.

Su relación es muy complicada ya que se juntan dos caracteres fuertes. Son como dos trenes a toda velocidad y sin frenos. La colisión es inminente. Súmale a eso que los sentimientos se ven abordados por las dudas ¿Hay algo más o solo es parte de la misión?

Y qué decir de los secundarios; Prince, Leslie, Markus, Sharon… Todos tan carismáticos y enigmáticos que es imposible no querer saber más sobre ellos y los demonios que los atormentan.
Me encantaron también las referencias veladas a cierta novela, el tacto con el que se trata el tema del BDSM y el respeto patente por una práctica sexual que no todos seremos capaces de aceptar de igual manera. El concepto de dolor asociado al placer como un medio para incrementarlo es confuso para todo aquel que no lo haya probado, pero Lena consigue que pese a todo lo entiendas y lo respetes, que dejes a un lado tus propios tabúes y disfrutes plenamente de la lectura de esas relaciones sexuales poco convencionales.

Hasta ahora no he sacado ningún punto negativo y es que es difícil de encontrarlo. Lo que menos me ha gustado (con diferencia) es el final. Sí señores, Lena podrá hacerte conectar con sus personajes y ofrecerte horas de dulce tentación entre sus páginas pero es incapaz de garantizarte la paz mental cuando terminas un libro. Si todavía no he salido corriendo a por el siguiente es porqué me quería esperar a que saliese en bolsillo pero la tentación es muy muy dura. Veremos si soy capaz de resistirme o me arrastrará ;)

En resumen; Una novela sensacional dentro de la erótica relacionado con el BDSM con todos los elementos que nos enamoran de la pluma de Lena Valenti. Sexy hasta decir basta, caliente, oscura y sensual en todas sus facetas. Unos protagonistas deliciosos y una trama cuidada hasta el más mínimo detalle. Una saga a la que me he enganchado con una continuación a la que estoy deseando hincarle el diente. ¿Hace falta que diga algo más?



Mini Entrevista


Hola Lena, en primer lugar muchas gracias por acceder a ésta entrevista. Tengo muchas preguntas para hacerte pero intentaré ser breve.

¿Cómo surgió esta nueva saga? ¿Cómo nació la historia?

Pues me vino la idea a finales de julio, viendo un anime. Tenía mucha información sobre BDSM debido a que en mi Saga Vanir hay un amo einherjar, y quería saber cómo era la psique de estas personas. Me metí de lleno en el mundillo, y en Agosto escribía Amos y mazmorras.

Sé que estás muy liada con la saga Vanir y sin embargo has sacado tiempo para escribir dos novelas tremendamente complejas en cuanto a su estructura ya que incluyen una trama policiaca elaborada y un juego de rol muy complejo (con cartas incluidas) ¿Cómo te has documentado para ello? ¿Te ha tomado mucho tiempo escribirlas?

Pues tienes que ir paso a paso. Tengo la suerte de escribir y ver los libros como fotogramas o como películas, soy muy cinematográfica. El proceso de documentación no me ha llevado tanto como esperaba, pero ha sido muy activo y ameno. Mentiría si te dijera que ha sido difícil, porque la verdad es que ha salido todo muy natural. Los dos libros de AYM los escribí en un mes.

La novela se ha presentado de una forma novedosa a los lectores lanzando de forma simultánea las dos primeras entregas ¿Por qué decidisteis hacerlo así?

Porque como lectora, odio que me hagan esperar para leer la continuación de las novelas y sagas que me gustan. Y pensé: con mis libros no quiero que esperen, o se volverán locos.

¿De cuántos libros estará compuesta la saga?

Bueno, todavía no sé ni si habrá continuación. Jejejeje. Varias ideas bombardean mi cabeza, y para que escriba, necesito que los libros sean muy diferentes unos de otros. En la Saga Vanir no hay uno igual. En Amos, en caso de que continúe, tiene que haber un giro de tuerca total. Ya veremos… ;)

Yo solo he leído el primero de momento y puedo imaginar un poco por donde irá la segunda novela pero para los que no lo han hecho ¿qué puedes adelantarnos de lo que nos encontraremos en el segundo?

El segundo es adrenalina, pasión y acción a raudales. Es el mundo de los Dragones y las mazmorras, o el torneo de Dominación y sumisión en estado puro. Es un libro único y muy visual donde se aclaran dudas, y se abren nuevos caminos.

Muchas gracias Lena por responder a las preguntas. Ha sido un placer poder entrevistarte.

¿La habéis leído? ¿Os gustaría hacerlo? 

Leer más

Reflexiones literarias: ¿Cuánto podemos esperar por una historia?

22
Hola soñadores;

Últimamente me ha dado por reflexionar sobre varios temas relacionados con la literatura intentando comprender un poco más como funciona todo este mundillo.

Hace apenas unos días observé un fenómeno curioso en mi librería habitual. Mientras estaba ojeando las novedades editoriales no pude evitar fijarme en el comportamiento de los otros lectores que tenía a mí alrededor. Junto a la mesa de novedades hay ubicada una más pequeña donde se encuentran expuestos los tres libros que componen la famosa saga Cincuenta sombras. Ahí están los tres libritos, uno junto al otro y en ambos idiomas (yo soy catalana así que los puedes adquirir en catalán o castellano). En la de novedades tenemos primeros libros de algunas sagas y luego continuaciones de otras. Mientras yo me debatía sobre si empezar una saga nueva o comprar una continuación me di cuenta de que los demás estaban en situaciones parecidas. Había quien iba directa a la mesa de la trilogía y compraba el primero, el segundo (a veces junto al tercero) o se llevaba los tres juntos. Igualmente en novedades había quien iba directamente a por uno o quien rebuscada. Junto a mi había una chica que leía los códigos con su móvil ¿estaría buscando información sobre las sagas para decidirse?


Al llegar a mi casa todavía pensaba en ello. Muchos especialistas en marketing se dedican a estudiar este flujo de compradores. Algunos estudia detenidamente el caso de la susodicha trilogía al haber sido un boom de ventas en tiempo record ¿Quién no ha oído hablar de ella? En mi caso me planteaba dudas sobre las sagas y me centraba en una cuestión ¿Influye en el comprador el poder disponer de la saga completa en base a su ritmo de lectura? ¿El saber que tienes la posibilidad de leerlos todos? ¿El no tener que esperar? Esta reflexión tiene los tres protagonistas de siempre con posturas más o menos enfrentadas.

Por un lado están las editoriales que son las que deciden los libros que estarán en nuestras librerías. Cuando publican una saga en espacios regulares puede ser a causa del escritor (asunto sobre el que trataremos más adelante) o no. Si nos adentramos un poco más profundamente en el asunto llegaremos rápidamente a la conclusión de que publicar una saga al completo es un gran riesgo. En el caso de Cincuenta sombras se publicó el primero y en un plazo de un mes los dos siguientes. Un mes para que los lectores lo leyesen y se crease el boca a boca, para tener tiempo de lanzar la súper campaña de marketing y luego ya podías acceder a la saga completa. ¿Fue ello uno de los detonantes de su éxito? A la vez es una apuesta muy arriesgada. Apostar de tal manera por una saga como para publicarla en papel al completo supone un gran desembolso económico. Eso nos hace pensar que la editorial está plenamente convencida de que ese libro va a venderse y que confían en su producto lo suficiente pero ¿están dispuestas a hacerlo con todo lo que publican? Me vienen a la mente más de una saga de la que nunca más se supo. Supongo que no se vendió lo suficiente. La editorial se arriesga a que el boca a boca en vez de promover las ventas las hunda. Ese es el riesgo de las publicaciones y de las campañas de marketing. Pero si comprasen previamente la saga dejarían de exponerse a que los derechos de autor crezcan al crecer la fama de la misma. Todo se reduce a la misma cuestión: ¿Están dispuestos a jugársela a una sola carta? De hacerlo habría menos variedad de la misma editorial en la mesa pero quizás serían productos mucho más estudiados. Nadie está por perder dinero pues la literatura es un negocio. ¿Incrementarían sus ventas si publicasen sagas completas pero mucho más estudiadas y picoteasen menos en los géneros esperando a ver lo que se vende?

En otro lado de la ecuación tenemos al escritor. Puede parecer una salvajada pensar que el autor tenga que escribir toda una saga antes de poder empezar a publicarla. Durante el tiempo que pasa entre que publica uno y el siguiente tiene tiempo de ver la reacción de los lectores, darle una vuelta al argumento de la continuación y mejorarlo pero también a exponerse a críticas destructivas. ¿Varía el producto en base al feedback que recibe? Un ejemplo de ello podría ser el caso de Amanda Hocking y su último libro de la saga Lazos de sangre (ver entrada sobre ello aquí). Los lectores a veces nos hacemos fanáticos de una historia y tenemos unas expectativas muy altas con ella. Eso es bueno ya que demuestra nuestro interés pero a la vez puede llegar a influir en el escritor afectado. Supongo que si las sagas se publicasen de una tirada sería todo muy diferente: la saga no estaría “corrompida” por nuestras opiniones y sería mucho más pura, el autor sabría que sería publicada íntegramente desde el principio pero se jugaría su futuro a una sola baza. Sí la saga gusta se encumbra, si la saga fracasa no. El reto sería más igualado en la mesa de novedades pero a la vez más crudo. ¿Se harían las sagas más cortas para motivar al lector en vez de alargarlas? ¿Sería un duelo más justo, pluma contra pluma, trama contra trama? ¿Qué pasaría con las modas de los géneros literarios?

Y después tenemos a los lectores. Yo cuando miro mi estantería tengo sagas a medias, muchas. Algunas hace tiempo que cayeron en el olvido, otras sé que nunca estarán completas, otras hace años que las empecé. ¿Es esto justo? Cuando apuestas por una saga nunca sabes cómo terminará el cuento. Para ser claros estamos desperdiciando el dinero a lo tonto en más de una ocasión. Una cosa es que probemos un producto y que luego no nos guste, eso es algo que solo puede acatarse a nuestro mal criterio a la hora de elegir o a la falta de afinidad con una historia (quizás también a una publicidad engañosa), pero no somos culpables de otros aspectos. ¿Cuánto podemos esperar por una historia? ¿Qué podemos hacer si deja de publicarse? No creo que haga falta poner un ejemplo para que os vengan a la mente unos cuantos. Sagas que se alargan por arte de magia y se multiplican en la cantidad de entregas, sagas que nos encantaron en su momento pero que fueron degradando a causa del afán de alargarlas, sagas que ya no nos interesan porqué estamos más interesados en otros género en la actualidad o nos ha embrujado una historia en particular (nuestro bolsillo no es infinito, hay que seleccionar). Comprar un libro ahora que terminará de publicarse dentro de tres años es una salvajada (lo mires por donde lo mires). En ese tiempo habremos podido leer decenas de historias que nos gusten más, habremos maldecido mil veces por un final que nos ha dejado a medias y finalmente podremos haber perdido el interés en una historia que podría terminar siendo maravillosa. Pero no es culpa nuestra, solo podemos leer aquello que está publicado. ¿Sería todo diferente si los viésemos juntitos? ¿Si supiésemos que estarán ahí cuando (dos días después, una semana, un mes…) queramos leer el siguiente? Para mí la respuesta a esta pregunta es clara: SÍ. Cuando he tenido la oportunidad de leer una saga entera la he disfrutado mucho más. Una historia que te engancha y que puedes leer seguida es una delicia. Leer un primer libro y enamorarte de él y poder salir corriendo a por el segundo te proporciona una sensación que raramente vas a poder sentir (en vista de cómo está el mercado). La sensación más bien es la siguiente: lo lees, te encanta, vas a goodreads o a un blog y ves que te queda un año para seguir, suspiras, te cabreas y te resignas. Es lo hay ¿No? ¿Sería posible que las editoriales estén pensando en cambiar esto? El otro día me hice con el primero de la saga Amos y mazmorras de Lena Valenti mientras el segundo estaba haciéndome ojitos en la mesa (ambos han sido publicados a la vez aunque la saga completa no es de dos) ¿Será posible que las cosas lleguen a cambiar?

Podría seguir argumentando y formulando preguntas al aire sobre el tema pero nunca terminaría así que os pregunto a vosotros:

¿Qué opináis al respecto? ¿Sagas completas sí o no? 
¿Estáis dispuestos a esperar eternamente por una historia? ¿En qué casos? 
¿Os asusta empezar una saga sin saber si os dejarán a medias con ella y eso os lleva a comprar otras cosas?


Leer más

Pídeme lo que quieras - Megan Maxwell

9
 Hola soñadores,

Como tengo muchas lecturas atrasadas por reseñar y dije que poco a poco iría haciendo acopio de ganas para reseñarlas, pese a mi falta de tiempo y todo eso, aquí os dejo una. Hace tiempo que leí el libro así que a ver cómo sale. Últimamente he leído muchas novelas eróticas y es que… como para no hacerlo ¿Os habéis fijado en cómo están últimamente las librerías? Menudo aluvión de novelas de BDSM y temas diversos relacionados con el sexo. Pero bueno, a lo que vamos, aquí va mi opinión.

El libro


Título: Pídeme lo que quieras
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Esencia
Nº Páginas: 462
Precio: 14,90 €
Edad: para mayores de 18

Cómpralo en FNAC 
Cómpralo en Casa del Libro 

Sinopsis:

Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

Mi opinión


Para empezar seré súper sincera y diré que Megan Maxwell es una autora con la que me cuesta muchísimo conectar. Con todo mi respeto a las personas que adoran su pluma a mí me deja bastante fría. Tiene un estilo muy peculiar, es muy directa en la acción y los diálogos y por ello sus novelas son muy ágiles pero, aunque no dudo que se las trabaje, me da la sensación de que les falta algo. Quizás es la escasez de descripciones, la falta de una subtrama más allá de la propia relación de los personajes (ya sean principales o secundarios). Echo en falta “algo” que despierte mi curiosidad, que me haga recapacitar y pensar. Es posible que mis lecturas de amores imposibles, que deben currárselo tanto para poder estar juntos, me hagan ver sus novelas demasiado planas. Pero, por otra parte, me gusta que sus personajes sean de la tierra y que sus expresiones lleguen sin pasar por un traductor pues los hace más cercanos (salvo Eric en este caso, obviamente).

El argumento de la novela es bastante sencillo: secretaria eficiente cuyo jefe es substituido por un dios griego que está para mojar pan y que encima se empeña en acostarse con ella saltándose a la torera la política de la empresa (pero es que no es el único, ya que su jefa también se acuesta con todo el personal). Al ser una novela erótica ya es podéis imaginar que la resistencia a caer en las redes de ese guaperas va a ser más bien poca. Además tiene un amigo con derecho a roce que bebe los vientos por ella, un gatito en estado terminal, una hermana pesada que se mete en su vida y una sobrina que es tan rica que te la quieres comer. Además de eso solo tenemos el típico tira y afloja de la relación con sus idas y venidas, con sus peleas y reconciliaciones.

Se podría decir que esta novela se escapa “un poco” de la estela de la famosísima trilogía que ha desatado todo este revuelo por la erótica ya que no se centra en el BDSM sino en el voyeurismo y el intercambio de parejas pero a la vez aprovecha el auge del género. Además Judith tiene casi nada que ver con Anastasia y Eric no tiene ningún trastorno mental (aunque si un par de sombras que se guarda celosamente de revelar).

Megan nos intenta mostrar a una chica guerrera con un pronto muy español y una chulería muy madrileña, que sabe lo que quiere y que no se deja amilanar por la situación. Es autosuficiente, sabe karate, monta en moto (y hasta compite y gana trofeos) pero a la vez tiene una faceta dulce que se refleja en sus gestos con su sobrina o en su apego a su mascota. A mí donde se me queda “coja” la novela es en sus reacciones. De acuerdo que la chica está saturada por la tensión sexual y el influjo del imponente Eric pero a la vez actúa de forma tan impulsiva que me deja desubicada. Tan pronto se niega a hacer lo que Eric le pide como sucumbe a sus encantos en un pestañeo, tan pronto le monta una pataleta como sale corriendo a emborracharse y se mete en la cama de alguien. He querido entender que Megan intenta expresar con sus acciones la lucha interna que mantiene la protagonista por mantener su esencia mientras intenta asimilar el cambio que supone en su vida una relación de pareja basada en el intercambio de sexo con otras personas. Y es que es un concepto extraño pues compartir a la persona que quieres en la cama cuando has sido monógamo toda tu vida es difícil de entender. Si os soy sincera después de terminar la novela yo no he entendido esta parte, simplemente me he dejado llevar por la narración sin intentar hacer juicios de valor. Posiblemente se resuelva un poco más en la segunda entrega de la saga (no sé si hay tercera) así que si me da por leerla ya os lo contaré.

Eric no me ha enamorado. Me gustan sus gestos tiernos hacia Judith y su toque masculino y sexual pero no se ha hecho un hueco en mi corazoncito. Supongo que se debe a lo mismo que he explicado antes: no entiendo sus acciones ni sus motivaciones al llevarlas a cabo.

Pese a todo esto es una novela que se lee bastante rápido. No mentiré y diré que me la he leído de una sentada. Para ser sinceros he leído otra entera y he probado alguna más antes de terminar de leerla (lo que me ha obligado a hacer un repaso rápido para ubicarme antes de retomar la lectura). Y el problema es que la trama es tan sencilla que puede llegar a hacerse pesada y monótona por más que sea aderezada con muchas escenas picantes de sexo explícito.



¿La habéis leído? ¿La leeréis?

Leer más

Confesiones de una bloguera. Declaración de intenciones

30
Hola soñadores,

Dos entradas en pocos días y ninguna es una reseña propiamente dicha :P

Después de mi entrada del otro día (que tuvo muchas más visitas de las que yo me esperaba) he recibido varios comentarios en el blog (gracias por los ánimos) además de que se han puesto en contacto conmigo, por todos los medios posibles, esos amigos que la vida te regala (os adoro *.*). Después de pensar y pensar en todo lo que me decían y de debates sobre temas diversos (algunos más agradables que otros) he logrado reflexionar un poco intentando encontrar las causas de este “bloqueo” y las posibles soluciones.

Los blogueros no tendrán problema en entender la carga que puedo suponer a veces tener un blog. No me malinterpretéis, es algo que se hace con cariño y con mucha ilusión pero que se te puede escapar de las manos. Para los que no sean blogueros quizás sea necesaria una explicación un poco más detallada al respecto.

Antes de seguir os diré que lo que voy a contar a continuación lo hago desde mi propia experiencia personal y que como tal espero que se entienda aunque me exprese generalizando. Ni me quiero sentir el ombligo del mundo ni hablar por boca de nadie. Mucho menos que haya polémica. Solo quiero expresar mis razones.

Como os podéis imaginar, cuando empiezas un blog lo haces con muchísimas ganas y mucha ilusión, vas leyendo todo lo que cae en tus manos (ya que un bloguero literario es ante todo un apasionado lector) y tienes la libertad absoluta y la ingenuidad que da no saber cómo funciona nada más allá de tu pasión por la literatura.

Una vez que las reseñas ya las tienes por la mano empiezas a subscribirte a newsletters y las editoriales te mandan emails con todas sus jugosas y suculentas novedades para el mes en curso más alguna extra que te depararán los posteriores. Y tú, que eres un lector goloso, quieres leerlas todas. Pero es que además eres bloguero, y si se hacen reseñas en un blog es para que los lectores del mismo conozcan tu opinión y la usen como mejor les convenga. Como os imaginaréis en esta etapa la carga de trabajo aumenta bastante y el saldo de tu cuenta corriente disminuye significativamente.

Amplias contenidos, las reseñas se intensifican, empiezan las entradas de novedades y las entrevistas a los autores que vas conociendo en tu día a día por las redes sociales. Los seguidores aumentan, las vistas también y empiezas a pensar que estás haciendo las cosas bien.

Y así llegamos a la tercera etapa; las colaboraciones editoriales. Y con ello me refiero al envío de libros (sí, eso por lo que todos me preguntáis en todos lados). Estas pueden ser una bendición o una responsabilidad tremenda dependiendo de cómo las enfoques y de cómo tengas enfocado tu blog. ¿Por qué digo esto? Pues si tu intención es reseñar todo lo posible, informar de todo lo que llega a tus oídos y tener secciones específicas para temas diversos (además de hacer concursos y vlogs) puedes terminar como yo: con una agenda. Y no es coña, tengo una agenda en la que iba apuntando todas las tareas del día a día. Los días que tocaba hacer entrada de novedades, los libros que habían sido comprados por las editoriales y estaban a punto de salir a la venta (incluso aquellos de los que no podía hablar hasta que fuesen anunciados en redes sociales o en otros blogs), el catálogo de libros pendientes y la fecha en la que debería salir publicada la reseña en base al tiempo que llevaban en espera y su prioridad (la galeradas iban delante de todo y había que hacer malabares para colocarlas a veces), promociones, entrevistas, eventos, secciones…. Listas y más listas. Fechas y más fechas.

Además hay otro problema que se añade con la carga de trabajo. ¿Cuántos libros puedes leer sin que terminen pareciéndote todos iguales? Algunos dirán que muchos, pero eso depende de cada persona. Cuando los libros se te desdibujan en la mente y con leerte dos capítulos ya sabes lo que va a pasar los cabezones como yo siguen adelante intentando valorar cada libro como si fuera el primero que leen. Es una tarea un tanto complicada pues los libros se mueven por modas y pueden tender a parecerse (a veces demasiado).

A todo esto no eres ajeno al mundo que te rodea. Visitas otros blogs y asistes a debates más o menos acalorados, ves entradas polémicas y gestos que te hacen valorar la grandeza de algunas personas. Haces grandes amigos, descubres en quién puedes confiar y en quién no y estableces relaciones de confianza con personas muy dispares. Los emails se van multiplicando a un ritmo exponencial e intentas responderlos lo antes posible.

Todo esto se lleva bien mientras tu vida está organizada y puedes llegar a todo pero ¿Qué pasa cuando necesitas el tiempo que ocupabas en el blog para otras cosas? ¡Te estresas! Y mucho además. Los blogueros, en este caso yo, somos personas con una vida que nos reclama y el blog no debería dejar de ser un hobbie. Digo esto con la experiencia de quien ha permitido que se convierta en un trabajo. No lo es, el blog no te paga la hipoteca y obviamente tienes que trabajar para vivir como todo hijo de vecino.


Por lo que, tras todo este rollazo que os he soltado, esta va a ser la nueva política del blog:

  • Algunos de mis amigos (que son además seguidores del blog) me han pedido que siga con las novedades para manteneros informados. Haré todo lo que esté en mi mano para hacer una entrada por lo menos con lo que me parece más interesante que sale cada mes. 

  • Las reseñas ya no serán siempre de lo último de lo último y no habrá reseñas de galeradas. Voy a ponerme poco a poco y a leer solamente aquello que yo compre y me dé tiempo a leer. No quiero responsabilidades ni con editoriales ni con autores ni tampoco plazos. No quiero tener que leer algo que me está aburriendo (véase la entrada del Bloqueo para este punto). Si algo no me gusta lo diré como siempre, con todo el respeto que me merece el trabajo de las autores, pero me reservo el derecho a dejar los libros a medias (por lo que puede que tarde más en aparecer una nueva reseña). Por mi trabajo actual me he vuelto mucho más crítica y soy consciente de que no estoy en mi mejor momento como bloguera así que os pido que entendáis este punto. Tened en cuenta que no criticaré algo que no haya leído en su totalidad.

  • Dudo mucho que vayan a haber muchos concursos ya que requieren mucho tiempo de leer los formularios, comprobarlos, poner las listas, etc. Como he dicho ando muy justa de tiempo.

  • No entra en mis planes hacer promociones de ningún libro. Lo prioritario en el blog va a ser la literatura por encima del marketing. Obviamente una mención de un libro es una forma de publicitarlo al igual que una reseña (ya sea buena o mala) pero no se hará específicamente a no ser que me apetezca colgar algún contenido por afinidad personal con el mismo.

  • También voy a aplicar una política más estricta en el control de los comentarios. He estado intentando modera los que están en espera y hay spoilers del final de la saga Lazos de Sangre en la entrada sobre la saga. No me parece bien que pongáis spoilers en ninguna entrada, menos aún en una que explica los libros que componen una saga y que pueden leer personas que solo quieran saber cuál es el siguiente. Este tampoco es lugar para criticar a nadie por su opinión sobre un libro. Obviamente se puede responder a un comentario escrito por otro seguidor y los debates son bienvenidos siempre que se haga desde el respeto. Qué haya paz en este blog.

Seguro que se me olvida algo más pero la entrada ya es extremadamente larga (si me acuerdo de algo ya la editaré). En definitiva voy a hacer aquello que me haga sentir tranquila y feliz con la intención de establecer un ritmo que me haga sentir cómoda. Lo haré de acuerdo al tiempo que tenga libre (sí, eso que apenas tengo).

Y ahora os toca a vosotros. ¿Quejas? ¿Sugerencias? ¿Dudas?

Leer más

¿Bloqueo?

9
Hola soñadores,

Después de no sé sabe cuántos meses sin hacer una entrada hoy he encontrado un hueco para escribir unas líneas y explicar un poco los motivos de esta falta de movimiento en el blog.

Los que sean seguidores antiguos o los que se hayan dado un paseo por las entradas publicadas hasta la fecha podrán observar que el ritmo siempre ha sido más o menos constante, salvo en periodos vacacionales, y que últimamente se ha parado en seco. Esto se debe en primer lugar a que mi vida personal ha cambiado y ya no tengo tanto tiempo para leer como antes ni de buscar novedades y publicar entradas tan asiduamente como era habitual. Pero hay otro motivo por el que los libros que voy leyendo (que aunque menos que antes siguen siendo bastantes) no llegan a transformarse en reseñas.

Todo el mundo conoce el famoso “bloqueo del escritor” y yo me planteo si actualmente no tengo un “bloqueo de lector”. Me explico; cuando leo un libro siempre he considerado que llega a tres niveles de mi conciencia. En el primer nivel es en el que entiendo lo que dice (digamos la comprensión lectora), en el segundo analizo las cosas que me chirrían o me hacen pensar más detenidamente en lo que estoy leyendo enfrentándolo a mis propias experiencias o a lo que considero que deberían hacer los personajes, y en el tercero es cuando realmente “siento” con la lectura. Cuando un libro llega al tercer nivel te emocionas, haces tuya cada frase y eres capaz de identificarte con los personajes y las vivencias que se relatan en la novela. Pues bien, de todas las novelas que he leído últimamente ninguna ha conseguido provocarme nada más que indignación o indifencia mientras paso las páginas esperando al momento en el que me atrape.

Intento ser paciente con los libros y me hago entender que es cosa mía o de las lecturas que elijo pero, como comprenderéis, este tipo de lecturas no me motivan a sentarme y escribir una entrada criticando cada línea. Se supone que es lo que debería hacer ya que este es un blog literario pero como considero que es más culpa mía que de los libros (ya que me niego a pensar que las editoriales están publicando las cosas sin leerlas antes) pues en conciencia no me parece correcto hacer sangre de unas lecturas que están gustando a todos los lectores que las tienen entre sus manos.

Por poner un ejemplo os hablaré del último libro que he leído, y si alguien lo ha leído también podrá entender que quiero explicar. Este es El Infierno de Gabriel de Sylvian Reynald, uno de estos libros que se catalogan como eróticos y que son la consecuencia del boom de “Cincuenta sombras de Grey”. Obviamente, en mi estado actual, este hecho debería haberme hecho salir corriendo en otra dirección en vez de sumergirme en su lectura pero algo atrapó mi interés: Dante y Beatriz. 

De mis estudios de literatura conocía la historia y el concepto de amor cortés y me llamó la atención que una novela erótica (y lo digo porqué así la venden, no porqué lo sea) se basase en esos personajes para dirigir su trama. Y aunque la autora (novel en este caso) se ha esforzado en estudiar este tema, en analizar los términos y en darle coherencia dentro de la trama la novela más que dejarme fría me ha puesto de los nervios.

Os aviso que para explicarme he incluido algunos aspectos que podrían considerarse spoilers, así que si no habéis leído el libro será mejor que os saltéis la parte en cursiva.

Yo diría que la trama pasa por tres fases que no son: introducción, nudo y desenlace (ya que se trata de una trilogía) sino los siguientes:

Primera fase: Julia, la estudiante perdidamente enamorada de “su Dante” desde que lo vio en una foto con apenas 16 años, llega a Toronto para asistir al seminario de su adorado Gabriel, él la menosprecia y ella se arrastra por el suelo (literalmente).

Segunda Fase: Julia decide sacar “ovarios” y tiene una serie de conductas absurdas y salidas de tono en una especie de rabieta y Gabriel no sabe bien cómo reaccionar (es una fase tan absurda que no soy capaz ni de analizarla porqué me pongo de los nervios)

Tercera Fase: El amor cortés/empalague insoportable. Yo creo que en esta parte la autora pretende que las lectoras suspiren por cada muestra de cariño y frase almibarada de Gabriel en un intento por redimir sus demonios personales y por conquistar a su triste y humillada Beatriz/Julianne. Siento que la autora no haya conseguido sus pretensiones conmigo.

A esto se suman una serie de secretos celosamente guardados por los personajes que pretenden ser lo que atrape al lector, ya que la acción brilla por su ausencia y son los diálogos y los millones de besos (descritos con todo lujo de detalles) lo que colman las páginas de esta extensa novela. El problema es que cuando por fin los personajes, en escenas llenas de dramatismo y de lágrimas, te descubren sus profundos tormentos… no son para tanto. Hay tantas situaciones a las que se les da mucho bombo durante la trama (como a la imposibilidad de que un profesor mantenga relaciones con una alumna) que al final desaparecen con una sola frase y que han creado una tensión innecesaria que al final me he sentido defraudada. A esta idea se le podría hacer sacado mucha más jugo y me quedo con la sensación de que la autora se ha quedado a medias y que un buen editor le podría haber indicado en que momentos aportar más tensión a la novela para que fluyese de forma natural y aportase un poco de vidilla a la lectura. Y por favor… ¿Era necesario que Julia fuese tan torpe y tan sumisa? ¿Era necesario que se mordiese el labio? ¿Era necesario que fuese virgen? ¿Era necesario que…?Mejor no sigo.

Sin embargo he leído reseñas en las que se describe a esta novela como algo sublime dentro de la erótica. Personalmente si esto es erótica voy a tener que darles la razón a los que dicen que Cincuenta sombras es pornografía pura y dura. Por suerte yo compré la novela por Dante y Beatriz y en ese sentido no me ha decepcionado... del todo.

Con este ejemplo pretendo ilustrar un poco los sentimientos que me despiertan mis lecturas actuales. He cambiado de géneros, he leído muchas sinopsis y he intentado dejar a un lado mis perjuicios durante la lectura y dedicarme únicamente a disfrutar de la novela. No puedo. Así que hasta que encuentre algo (lo que sea) que realmente me atrape y me devuelva las ganas de reseñar algunas de las múltiples novedades que aparecen en nuestras librerías cada mes dudo que el ritmo de reseñas se reestablezca.

Vosotr@s, lectores que visitáis este espacio, seguramente estáis disfrutando de vuestras lecturas tanto como lo hacía yo antes y no sería justo para nadie que volcase mi frustración lectora de esta forma. No voy a convertir este espacio en un lugar donde enseñarme con las carencias de mis lecturas pues, como he dicho, considero que son algo más personal que real.

Un última cosa; tengo muchos email y comentarios sin moderar (todos los que son en entradas de hace más de un mes quedan en moderación). Lo iré haciendo poco a poco. Si eres un autor que quieres que lea tu novela, como comprenderás ahora mismo no acepto lecturas y prefiero ser yo la que compre los libros que leo. Espero que lo entendáis.

Disfrutad de vuestras lecturas soñadores, y espero poder seguir muy pronto.
Leer más